Conversaciones con Zita El Blog de Ángel Ruiz Cediel

Portada

Conversaciones con Zita - Última actualización: 20 de febrero de 2017

3 Novelas imprescincibles


No busques en mi obra solamente entretenimiento y cultura;
hazlo, también, con la información que jamás encontrarás en los diarios,
porque sólo como ficción pueden difundirse ciertas verdades.

Cuando los descontentos controlen el poder..., el poder controlará a los descontentos.

Nibiru ya está aquí, y precediéndole, sus ángeles anunciadores: Ajenjo y Apolión.

Cuando el terrorismo es un negocio para contolar las masas.




PVP Papel: 21,00 €

PVP Papel: 21,00 €

PVP Papel: 21,00 €

PVP Ebook: 10,00 €

PVP Ebook: 10,00 €

PVP Ebook: 10,00 €

Gastos de envío incluidos
Gastos de envío incluidos
Gastos de envío incluidos

Sinopsis: ¿Y si los descendientes de los hijos de los dioses que copularon con las hijas de los hombres en tiempos anteriores a Enoc aún estuvieran entre nosotros y fueran ellos los responsables de todos nuestros males?... Tal vez, todas las respuestas se hallen en el Bohemian Grove, y sea indispensable la participación del único demonio arrepentido, Abaddona, para combatirlos con puño de hierro.

Sinopsis: ¿Y si Apolyon, el Rey del Abismo que se menciona en Apocalipsis 9:11, no fuera un demonio?... ¿Y si Nibiru, el mítico planeta de los sumerios, realmente existiera?... De ser así, Apolyon podría ser un escombro espacial que acompañara a ese planeta en rumbo de colisión con la Tierra. En Tal caso, todo lo referido en ese capítulo 9 del Apocalipsis tendría un sentido prácticamente literal.

Sinopsis: ¿Y si el terrorisno no fuera una lucha armada de hombres que persiguen fines políticos sino una herramienta de los Estados para controlar a sus poblaciones a través del pánico?... "Lemniscata", es la novela que trata este espinoso asunto, y lo hace, como han dicho algunos críticos sobre ella, con una exquisita literatura que consigue una imposible aleación entre seda y acero.




Artículos

Conversaciones con Zita - Última actualización: 16 enero de 2017

Podemos, la CIA y la manipulación de la democracia



Que iba a nacer un partido político tras las acampadas de la Puerta del Sol de Madrid en aquellos días de 2011 era evidente, y así lo entendí nada más se produjo aquel aparentemente espontáneo brote de indignación ciudadana. La situación del país por causa de corrupción y por los abusos del poder era entonces tan insostenible como hoy, y quienes somos profundamente escépticos ante lo «espontáneo» y consideramos que en política no existe la casualidad, nos mantuvimos expectantes, aunque sospechando que allí había mucho más que gato encerrado. El Sistema era obvio que iba a jugar sus cartas ante la posibilidad de que un movimiento con tanto respaldo social triunfara, y me adelanté un poco a la jugada escribiendo «La estirpe de Abaddona» —obra que puedes encontrar en esta misma web—. El tiempo, siempre tozudo, ha venido a demostrar que aquella fantasía de la que nació Podemos fue toda una maniobra del Sistema, en la que no es difícil ver la mano quienes gobiernan las sociedades desde la sombra.

Recientemente tanto Oxfam como Credit Suisse han publicado sendos informes sobre la riqueza mundial, dejando ambos bien patente números tan impúdicos que es casi imposible considerarlos sin sentir profundas náuseas. Unos pocos —menos del 1% de la población— acumulan más recursos que el resto de la población mundial, llegándose a la paradoja de que media centena de ellos disponen de más recursos que la mitad más pobre de la población del planeta —unos 3600 millones de almas—, siendo que uno de cada nueve seres humanos pasa hambre y que 3,1 millones de niños menores de cinco años fallece cada año por esta causa. Todo un prodigio de la inmoralidad y todo un conflicto ético al que las sociedades nunca han sabido hacer frente. Sin embargo, todo sabemos que esos informes, por escandalosos que sean, esconden la verdad, y que los auténticos poderosos no figuran en ninguno de esos listados. Son la mano negra, los verdaderos poderosos. Desde las tinieblas del Bohemian Grove —como propongo en mi novela—, se organizan en concilios negros, de los cuales dimanan las instrucciones para los Illuminatti, clubes Bilderberg y otros, los cuales a su vez distribuyen las instrucciones a los Grupos G —G-8, G-20, etc.—, quienes a su vez lo hacen con otros grupos menores hasta que las instrucciones del Bohemian se aplican en el mundo.

Pulsa aquí para leer el artículo completo

Ausencias



Desde este solitario rincón es difícil sopesar cuántas veces se rompió el corazón por causa de los amores. En los estertores de la razón, el latido de la emoción se mide siempre en cicatrices, y muchos jirones de carne quedaron prendidos en las alambradas de otras almas y otros cuerpos, dejando en su lugar el dolor de un afecto desmallado que se enmascaró de recuerdo. A veces da la impresión de que se establece un vínculo irrompible entre quienes alguna vez se profesaron algún afecto, y el efecto más visible tal vez sea volver cada tanto a revivirlo, siquiera sea con geometría de añoranza. Una extraña danza en la que la cuestión es saber que recordar significa regresar al corazón y añoranza hacerlo al menos una vez por año, para sin engaño refugiarse con ellos en el rincón en que anida el silencio y repasar las páginas de la nostalgia de lo que pudo ser y no fue, no importa ya por qué o por qué no.

¿Qué fue de ti y de mí en todo este tiempo que ha transcurrido desde aquel entonces de arrullos y besos y promesas de amores eternos?... ¿Qué ángel nos hizo dueños de los sueños en un mañana con ventanas a idílicos paraísos, que de improviso nos expulsó de él con su espada de fuego y luego nos convirtió en rencorosos extraños?... Pasan los años, se suceden los días entre rutinarias cobardías y la edad con impiedad nos asalta con sus premuras de amuras vacías que enceguecidas se asoman a desiertos horizontes, arcontes resentidos de nuestro propio destino. Es el desatino, quizás, de no haber querido lo bastante, o tal vez el no haber considerado importante haber recibido el don de llenar el corazón con el prodigio, y entrar en litigio por lo absurdo o sinsentido, condenándonos a vivir sin percibir que estamos incompletos. Es un hecho que el cielo suele negar lo que no se puede sufragar siquiera sea con renuncias; lo que se anuncia con ello es que lo segundo, en este juego del mundo, nunca mereció premio, y me barrunto que algo tiene que ver el sacrificio, ese artificio que muchos se resisten a practicar porque ignoran que sacrificar es hacer sagrado lo que sin él sería indigno. Ya digo que no sé etiquetarlo con certezas porque el territorio del hombre es la incertidumbre; pero en esa lumbre comprendo que vamos yendo y venimos sin saber que lo hacemos, sino cuando ya hemos llegado adonde debíamos hacerlo... o cuando ya no tiene remedio lo perdido.

La vida es una corta avenida que baja de la cuna a la mortaja, y en su medio, el infierno del desamor o la improbable posibilidad de conquistar las alas de un amor que le permitan al corazón remontar el vuelo. ¡Pero es tan esquivo el amor, si el amor es verdadero! En momentos como éste, de silencio y soledad, tengo presente lo necio de que la edad sólo supo acumular fracasos y desdenes. Mis manos están vacías, apenas rotuladas por estas rayas del destino que se quebraron en mil esquinas de otros tantos amores resentidos; y mi corazón desierto, latiendo por costumbre tan lejos ya de la cumbre en que esplendieron los sentidos emocionados por tu nombre. O por muchos. Sin ser muy ducho, contemplo estos anaqueles cubiertos de recuerdos de seres fantasmales y entre todos los males adivino en ellos rezumos de emociones que se extinguieron como vaporosos cadáveres que regresaron al polvo del pretérito. No es nada inédito afirmar que quien llegué a amar permanece por siempre conmigo, aunque sea en esta especie de formol de la memoria que deriva en esta galería de seres etéreos que renunciaron a su geometría de carne y hueso y que contemplo y me contemplan desde un más allá que algo tiene de universo paralelo. ¿Te quise, me quisiste, nos quisimos?... ¿Qué importa ya, si ante la diferencia ninguno se atrevió a acortar distancias, sino que se esforzó con pertinacia en hacer más hondo el abismo?... Es lo mismo que siempre se repite como un eco cuando el amor no es, tal vez, el verdadero.

Pulsa aquí para leer el artículo completo

Los días de Gilgamesh

Dimensiones I



Fáciles remedios para difíciles problemas



Cuando se aplican las mismas fórmulas a los mismos problemas, los resultados no pueden ser distintos a los que ya se obtuvieron en anteriores ocasiones. Esto si se aplica alguna fórmula, claro, porque en Política, para solucionar los problemas sociales no suele aplicarse ninguna más allá de subir los impuestos. Y en esas estamos. Después de buena parte del 2016 sin Gobierno —gracias a Dios Bendito por ello— volvemos a las andadas, y como siempre, nunca para bien, aunque ahora con algunas caras nuevas que en breve serán también viejos conocidos de ese pelotón de inútiles que nos saquea desde la capital de Política, Manguncia. Suelen afirmar los necios de la Política de quienes somos críticos con ellos, que solamente destruimos sin aportar nada, a menudo tildándonos de envidiosos, antisistemas o resentidos, y amparándose con simplezas semejantes prosiguen adelante con su locura legisladora, sirviendo siempre enajenadamente los intereses espurios de las grandes compañías, de los poderes en la sombra que han comprado sus almas o, en el mejor de los casos, apalancándose en el poder para darse la gran vida y, si es posible, embolsarse algunos dinerillos del Erario. Sobran ejemplos. Sin embargo, esto no es así, ni mucho menos, y en este artículo daré algunas recetas que solucionan grandes y serios problemas sociales sin que por ello sea necesario subir los impuestos, para que estos necios no puedan argüir que los críticos solamente destruimos sin aportar nada. Tomen buena nota, porque aplicándolas se puede bajar, y mucho, la presión contributiva.

Pulsa aquí para leer el artículo completo

Yak 42, la paradoja de la patria



Nunca hubo una paradoja más acertada de qué es la patria para los políticos que la tragedia del Yak-42 que se estrelló en Trebisonda, Turquía, hace ya casi catorce años. No solamente el ministro el ministro responsable entonces, Federico Trillo, no fue sancionado y mucho menos inculpado siquiera en el proceso penal, sino que podría afirmarse que todo el Estado —en manos del PP— actuó al únísono como un hombre orquesta para dar carpetazo al asunto en el menor tiempo posible, así en lo judicial como en lo político, llegándose a «indultar» por el artículo 33 a los pocos condenados que hubo. Dicho en otras palabras: la patria pagó con humillaciones y bajezas las vidas de quienes la defendían. Esto es la patria: esto es España.

Pulsa aquí para leer el artículo completo

Rhinoslider 1.05