BLOG  /  Artículo   /  El abismo

El abismo Artículo

A menudo, los medios nos traen con tétrica prosodia gritos de dolor que nos estremecen porque alguien ha sucumbido a una tragedia que la brutalidad moderna ha convertido en ordinaria; pero casi siempre silencian o eluden los desgarradores alaridos de los que sucumben víctimas de su propio sufrimiento. Una persona cada dos horas —es posible que mucho menos— pone fin por sí mismo a su vida en España. Casi cuatro mil al año, o hasta seis mil si consideramos los que la sociedad no acepta o prefiere incluirlos en otras estadísticas menos funestas como accidentes fortuitos de la rutina o el tráfico. Más de trescientos mil en Europa o casi un millón de seres en el mundo son consumidos por su propia desesperación cada año, hasta no encontrar más salida de la oscuridad que habitan que la negritud siniestra de ponerle fin a su vida por su propia mano.

Hay un pacto entre los medios para mantener las sociedades limpias y ordenadas, en las que acaso los sucesos se limiten a desgracias esporádicas. Alguien tenebroso impartió la orden de dosificar la catástrofe en los informativos para no mostrar el rictus de dolor y fracaso de la sociedad que habitamos. Pese a tan manipulador consigna y al silencio e ignorancia con que los miedos cumplen el encargo, la primera causa de muerte no natural en nuestro orden no serían los accidentes de tráfico, las dolencias cardiovasculares, el temible cáncer o la mal llamada violencia de género, sino la desesperación que empuja a tantos seres a buscar la puerta de emergencia equivocada para escapar de su propio infierno, o tal vez del infierno a secas en que la sociedad misma y su indiferencia los ha encerrado.

Casi la mitad de estos seres abrumados por la vida y desbordados por los daños que las egoístas sociedades contemporáneas los infligen, son niños o jóvenes que ni siquiera han alcanzado treinta años. Entre los trece y los veintitantos, ¡qué cosas!, han colmado ya su capacidad de ahorrar insatisfacción o dolor, o de ambas cosas, y huyen de la vida espantados por la gatera del suicidio. A su alrededor nos dejan a todos tan perplejos como helados, y a los suyos marcados a fuego por un suplicio de pesar e impotencia que los acompañará como una sombra amarga y oscura el resto de sus vidas. Sin embargo, la mayor de las tragedias sociales —esta cadena de muerte irrompible y en crecimiento descontrolado— se acalla ante la ciudadanía, se silencia ante las sociedades y se la aplica una ley mordaza tácitamente diseñada para que el ciudadano no perciba que la realidad que habita es meramente plástica, que es decir falsa, y que mañana puede ser él mismo quien se vea empujado al abismo, y el abismo conoce todos y cada uno de nuestros nombres y apellidos.

La muerte trashuma infatigable y pertinaz buscando hilos débiles que segar con su guadaña. Gira, escudriña afanosamente quién está lo bastante desesperado para ofrecerle su manzana podrida. Su espectro lleva polainas de fieltro y cuenta con la complicidad de los poderes y la prensa. Es mejor amordazar el suceso, ocultar a la población esta realidad que masacra las sociedades, haciéndolas creer que todo está bien, que progresamos, que luchamos con denuedo contra esos males que nos afligen como la violencia de género, la inmigración o ese niño que muere a merced de las olas en una playa de Grecia huyendo de la guerra que nuestros ejércitos crearon. Mejor la limpidez de un drama cada tres días que una tragedia inexplicable cada hora, la desesperación que ha abrazado a un ser humano y le ha conducido hasta la sobredosis de un medicamento, a su navaja hasta sus venas, su camino hasta el borde un abismo o a su desolación a una idea aberrante y de esta hasta a un volantazo inopinado.

Por cada víctima fatal de su sufrimiento, al menos otros veinte seres más lo intentan y, por fortuna fracasan, la mayoría de los cuales se arrepiente de su arrebato; pero, ¿se arrepienten también los que consiguen coronar su espantoso drama con el otro drama tan irreversible de su forma de decir «¡basta!»? Tal vez sólo querían decir «Eh, estoy aquí y sufro, escuchadme, oídme, consideradme: salvadme de mí mismo, de mi sufrimiento» y se le fue la mano; pero ya le hemos perdido para siempre, y siempre es mucho, mucho, demasiado tiempo.

Gran parte de estos desdichados, ya digo, son niños. En mis escritos suelo decir que las peores heridas y las más difíciles de curar son las que no sangran ni precisan puntos de sutura. Se las percibe por la tristeza permanente que tiende un velo negro ante su rostro, en la soledad que habitan, en su horror del mundo o en su miedo a ir allá donde sufre sin que nadie más, quizás, lo sepa. No existen planes de contingencia para esto, adempero, los gobiernos no disponen de recursos o asociaciones para paliarlo, las Iglesias no tienen servicios de emergencias de veinticuatro horas para almas desesperadas y la sociedad, siempre autista, no se conmueve por esta calamidad silenciada por consigna del Estado.

¡Niños, qué terrible mazazo! ¡Jóvenes, que naufragio espeluznante! Apenas comienzan a abrir sus ojos a la vida y la vida se les muestra como un infierno solitario atiborrado de carniceros demonios, de dolor incalculable, desesperante y trágico del que no saben cómo huir de sí mismos… si una mano que los auxilie. No entienden qué, quién o por qué; no comprenden cómo; no saben dónde refugiarse para no caer por el abismo. Se sienten solos, se creen perseguidos, se perciben vacíos de todo cuando no es dolor. A veces es a causa de ese bullying tan extendido; otras, acoso en la Redes por simple divertimento de otros seres repugnantes; otras más, por un amor frustrado, por la ruina sobrevenida, por no ser nada para nadie o quizás por una enfermedad que, ¡qué cosas!, tiene cura… Gritan, piden auxilio de mil maneras, aúllan, lanzan mudos alaridos…, pero en esos casos solamente la Parca parece escuchar su clamor porque la sociedad permanece sorda, muda e indiferente ante sus daños. No hay sonrisas ni lugares seguros o refugios a prueba de dolores para estas criaturas, no hay subvenciones ni casas de acogida, no hay sacerdotes que le susurren un ego te absolvo, no hay Dios, sino solamente tinieblas. Los acosadores apenas son reñidos, si es no nada más que retados o reídos en sus gracietas; los perseguidores indultados o condenados a penas mínimas que habrán caducado mientras su mal se pudre alma adentro, y quienes los despreciaron o los cercaron son sus indiferencias o sus multas seguirán gozando a la luz de los soles y a los soles de los neones.

Algunos suicidas, según se dicen los expertos, padecen enfermedades mentales; pero ¿quién está hoy en sus cabales o la desesperación no le conduce alguna vez a la obsesión de ver negro el futuro?… Un futbolista gana en un año lo que trescientos seres humanos de a pie trabajando toda su vida, madrugando, aguantando una vida de estrecheces y privaciones, y hasta la de quinientos que trabajen a salario base. El mundo se descuartiza de dolor, renquea su esqueleto de espanto ante tragedia cotidiana y le rechinan los dientes de miseria como si tuviera las encías rellenas de tierra, y nosotros, los «probos ciudadanos», entretanto ajenos esa desdicha atiborramos los campos de fútbol con alirones, nos reímos de lo que sea por sagrado que sea, desperdiciamos el tiempo en lo inútil o simplemente a toro pasado derramamos lágrimas de plástico por un calvario ajeno que no hemos querido evitarlo y en el que con nuestra indiferencia hemos puesto la cruz y los clavos.

Hay asociaciones de mujeres maltratadas, hay fondos de ayuda, psicólogos, forenses, policías, jueces, gobiernos empeñados en acabar con esa lacra…, y eso es bueno, aunque sean más que dudosos los resultados; pero ¿qué hay para los desesperados?… Nada, oscuridad, incomprensión, indiferencia…, ignorancia. La ignorancia es peor de todos los males, acaso junto la inacción cuando se puede hacer algo. Cada tres días muere una mujer a manos de un loco o un trastornado, y hay que hacer lo necesario para evitarlo; pero en ese mismo lapso setenta personas mueren silenciosamente por su propia mano sin que ni siquiera su tragedia se asome a los telediarios.

Somos todos culpables de esto, lo es el gobierno con su inacción y su silencio, la sociedad con sus escaparates y los sueldos de estrellas que entregan a los que nos entretienen, cada uno con su no hacer nada. El mal avanza porque los buenos han desistido de hacer nada. ¿Qué clase de sociedad estamos creando, qué clase de mundo es este en que cada quien va a lo suyo ignorando a los demás, metiendo las manos en los bolsillos, inútiles, sin tendérselas a nadie?… Es preciso abrir en todas partes hospitales para desesperados con toda clase de doctores expertos en la solidaridad y el abrazo; es preciso que las iglesias abran centros de emergencias que no cierren ni de día ni de noche para almas atormentadas; es imprescindible que los hombres nos sintamos carne y hueso como los de estos hermanos, hijos, amigos, queridos que han caído por fatalidad en la oscuridad siniestra de sentirse atrapados en un infierno real o imaginario. Son necesarios muchos brazos, muchos pechos, muchos consuelos que para estas criaturas no se sientan abandonadas a la suerte de una muerte solitaria.

Llamo al hombre, clamo al ciudadano, exijo con el rigor de todos los verbos a todos los dirigentes, a los políticos y a las Iglesias, que hagamos una barrera de carne con alma que contenga esta oleada de muerte amordazada y condenada al silencio que nos abruma. Dicen que quien salva una vida salva al mundo, pero ¿qué sucede cuando pudiendo no la salvamos?… Sería intolerable una guerra de un millón de muertos en un conflicto abierto, pero parece muy asumible en un conflicto condenado al silencio… cada año. Un millón de muertos, casi medio sólo en Europa, entre cuatro y seis mil personas únicamente en España. La guerra está aquí, a nuestro lado, y tal vez sea la hora de que algunos, ojalá que todos, comencemos a movilizarnos para evitarlo. Salvar una vida es bueno; seis mil, mucho mejor; medio millón un triunfo; y un millón, un milagro. Aspiremos al milagro y tendamos puentes sobre el abismo.

Publica un comentario

PROTECCIÓN DE DATOS: De conformidad con lo dispuesto en las normativas vigentes en protección de datos personales, el Reglamento (UE) 2016/679 de 27 de abril de 2016 (GDPR) y la Ley Orgánica (ES) 15/1999 de 13 de diciembre (LOPD), le informamos que los datos personales y dirección de correo electrónico, recabados del propio interesado o de fuentes públicas, serán tratados bajo la responsabilidad de ÁNGEL RUIZ CEDIEL para el envío de comunicaciones sobre nuestros productos, y se conservarán mientras exista un interés mutuo para ello. Los datos no serán comunicados a terceros, salvo obligación legal. Le informamos que puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos y los de limitación y oposición a su tratamiento enviando un mensaje al correo electrónico a la dirección: arc@angelruizcediel.es