BLOG  /  Artículo   /  El derecho a la intimidad

El derecho a la intimidad Artículo

Aquello en lo que cree (o no) un individuo, es la medida que conforma su conducta. Es coherente que sea legal que cada quien pueda hacer públicos (o no) sus credos o mantenerlos en secreto; pero no lo es cuando se trata personajes públicos y en especial para los políticos, precisamente porque sus actos afectan a todos los ciudadanos de una manera u otra, y el derecho de la mayoría de saber a quién y qué elije cuando lo hace, debe primar sobre el derecho individual a la intimidad.

Este llamado derecho a la intimidad, como tantos otros, esconde en una generalidad la picardía interesada de quienes ostentan el poder. quienes, de no ser por eso, es posible que ni siquiera gobernaran. Si supiéramos en realidad en qué organizaciones discretas y/o secretas milita la práctica totalidad de nuestros políticos, cuáles son sus creencias y qué objetivos los mueven, con toda seguridad ninguno de ellos estaría donde está, al menos con el voto ciudadano. Es, precisamente, debido a este dudoso derecho a la intimidad de los políticos, que pueden ocupar los puestos que ocupan y que a trasmano y de forma oculta a los ojos ciudadanos implantan modos y leyes que obligan a las sociedades a confluir en sus credos.

La política está controlada y dirigida por fraternidades y fes seriamente organizados. Así como los magos distraen con una mano y hacen el truco con la otra, estos grupos organizados saben perfectamente usar las herramientas que les proporcionan la psicología y la sociología para trasformar a las sociedades. Pueden, por ejemplo, con la excusa de controlar las estafas de algunos charlatanes, imponer una ley para terminar con las pseudociencias en general, proscribiendo así aquello que perturba, sin ir más lejos, a sus farmacéuticas. O con la excusa de acabar con las fake news (noticias falsas), implantar una censura inflexible para discrepantes.

Cuando se contempla el espectro político de un país, se abre ante los ojos un policromático abanico de opciones tan diversas que parecen abarcar todos los pareceres; pero si se repara en los credos del conjunto de esa clase política, se comprueba que solamente se trata de una fe firme y sólida como una roca. Entonces, el ciudadano comprende que, vote a quien vote, siempre vota exactamente al y lo mismo.

 

Publica un comentario

PROTECCIÓN DE DATOS: De conformidad con lo dispuesto en las normativas vigentes en protección de datos personales, el Reglamento (UE) 2016/679 de 27 de abril de 2016 (GDPR) y la Ley Orgánica (ES) 15/1999 de 13 de diciembre (LOPD), le informamos que los datos personales y dirección de correo electrónico, recabados del propio interesado o de fuentes públicas, serán tratados bajo la responsabilidad de ÁNGEL RUIZ CEDIEL para el envío de comunicaciones sobre nuestros productos, y se conservarán mientras exista un interés mutuo para ello. Los datos no serán comunicados a terceros, salvo obligación legal. Le informamos que puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos y los de limitación y oposición a su tratamiento enviando un mensaje al correo electrónico a la dirección: arc@angelruizcediel.es