BLOG  /  Artículo   /  Promesas rotas

Promesas rotas Artículo

Datos incontestables (aparentemente) de las elecciones generales e internas del tándem PSOE-UP respecto de su pacto de gobierno:

 

Votantes Porcentaje Votantes
ratificación
pacto
Porcentaje
participación
Votantes
dicen sí
al pacto
Porcentaje
Relativo
Obtenido
Porcentaje
Absoluto
Dicen sí al pacto
Censo 24.565.851 100% 0,92
PSOE 6.752.983 27,49 103.718 1,54 95.241 91,83 0,39
UP 3.097.185 12,61 134.760 4,35 130.150 96,58 0,53

 

Las televisiones, los periódicos mienten. Sus informaciones son sesgadas debido a intereses espurios. Y es una práctica continua, diaria.

Todos hemos oído decir en los medios que los votantes del PSOE y de UP han dado el sí a un pacto de gobierno «con mayorías abrumadoras». Pues bien, como puede verse en el cuadro superior, obtenido de los propios datos que dieron ambos partidos (y por ello mismo deben ser considerados exagerados ya se trata de mentirosos compulsivos), esa «mayoría abrumadora» representa, respectivamente, el 0,39% de votantes socialistas que han dado su sí al pacto, y un pírrico 0,53% de votantes de Podemos que han hecho lo propio.

Es decir, que un absurdo 0,92% del electorado, va a imponer a la totalidad de los españoles un gobierno entre comunistas, socialistas y separatistas.

¡Viva la democracia!

¡Vivan las mayorías!

Lo absurdo en España se ha convertido en la moneda de curso legal en política. Todo es mentira. Pero no solo lo que afirman los políticos, sino también la información de los medios.

Lo que dicen los políticos, sus afirmaciones tajantes, sus líneas rojas, solamente sirven para ese momento. Ni un segundo más allá. No importa lo que sea ni el alcance que tenga: siempre es mentira.

De no poder conciliar el sueño don Narciso a causa del comunista Iglesias, se pasa a poder dormir juntos y abrazaditos los dos, caricias y terciopelo, que diría María Dolores Pradera. Y de lo de no poner jamás el CNI o Hacienda en manos de la ultraizquierda podemita a entregárselo con un lacito, todo la misma cosa.

Curiosamente, se llama en España extrema derecha a VOX y no pasa nada, y a la ultraizquierda podemita, esa que hablaba de usar cócteles molotov contra la Guardia Civil, hacer un referéndum en Cataluña para que obtengan la independencia y que son amiguísimos de Bildu-EH, son progresistas, dicho en las palabras y la onda de los medios del sistema como La Secta y sus adláteres. De hecho, tanto La Secta como los distintos partidos políticos han decidido que VOX es extrema-derecha, pero que Podemos no es extrema-izquierda, a pesar de que Podemos ha manifestado por activa y pasiva que desea la confrontación civil, la destrucción de España, la disolución del estado del bienestar, acabar con los ricos y mil despropósitos más propios de stalinistas radicales que de sensatos pensantes contemporáneos. Todo esto, más allá de sus aventuras con la ultraizquierda de Bolivia, Venezuela, Rusia, Cuba e Irán, entre otros.

El que Podemos esté en el Gobierno nos hará estar a todos los españoles sentados en un barril de pólvora con la mecha encendida. Sabemos que nos explotará, aunque no sabremos cuándo. Y arreglar el desastre va a costar algo más que decirlo.

No olvidemos que Podemos es un amigo a ultranza de todo lo radical: Bildu-EH, independentistas, maníacos, etc., y contrario a cualquier cosa que sea sensata, incluida las fes (excepto de las que son contrarias al cristianismo).

Son ultracomunistas. Excepto para el buen vivir de Iglesias y su señora (privilegios de Buró). Y ultrarradicales.

Son la peste, en fin.

Ahora mismo, la misma presidenta de Navarra que dijo que jamás pactaría con Bildu, está con ellos a partir un piñón, porque Navarra ya es Euskadi.

Y es que, bueno, el pasado, pasado está, y lo que se dijo ayer para justificar una cosa o una postura, hoy se desdice uno o lo ignora, y dice la contraria y el mundo sigue rodando como si tal cosa.

Pero habrá gobierno con Podemos. Seguro.

Habrá gobierno con ERC. Seguro.

El PNV se frotará las manos porque le están resolviendo la independencia sin tener que dar la cara. Seguro.

Habrá referéndum de independencia en Cataluña. Seguro.

Habrá referéndum de independencia en el País Vasco. Seguro.

Se abolirá la monarquía y se proclamará la III República. Seguro.

Se volverá a establecer el odio entre los españoles. Seguro.

Se seguirán desenterrando muertos de la Guerra Civil. Seguro.

Se rectificará la Historia a su capricho y se enseñará la nueva Historia en las escuelas. Seguro.

La extrema izquierda pondrá comisarios políticos que vigilen la pureza de pensamiento comunista. Seguro.

Volverán las checas. Seguro.

Volverán los gulags. Seguro.

Se hundirá la economía. Seguro.

Se multiplicarán los problemas sociales. Seguro.

Habrá levantamientos militares. Seguro.

Habrá agitación social. Seguro.

Habrá alineamiento con Rusia, Venezuela, Bolivia e Irán. Seguro.

Convertirán las leyes en las propias de un Estado bolchevique.

Alcanzaremos el nivel de vida de Madagascar. Seguro.

Y se establecerá entre nosotros el odio hasta que se verifique el próximo enfrentamiento civil.

A esto llegaremos, porque esta es la senda que han elegido por nosotros el 0,91% de los descerebrados de este país.

Y no podremos cambiarlo una vez iniciada la andadura.

Que el cielo nos coja confesados.

España no tiene remedio.

Y., lo peor, es que se venía venir desde lejos. Por activa y por pasiva, en mi obra y mis escritos, dije que Sánchez haría cualquier cosa, incluso la más descabellada, para conservar el poder.

Ahí le tenéis.

Será el enterrador de España.

RIP.

Publica un comentario

PROTECCIÓN DE DATOS: De conformidad con lo dispuesto en las normativas vigentes en protección de datos personales, el Reglamento (UE) 2016/679 de 27 de abril de 2016 (GDPR) y la Ley Orgánica (ES) 15/1999 de 13 de diciembre (LOPD), le informamos que los datos personales y dirección de correo electrónico, recabados del propio interesado o de fuentes públicas, serán tratados bajo la responsabilidad de ÁNGEL RUIZ CEDIEL para el envío de comunicaciones sobre nuestros productos, y se conservarán mientras exista un interés mutuo para ello. Los datos no serán comunicados a terceros, salvo obligación legal. Le informamos que puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos y los de limitación y oposición a su tratamiento enviando un mensaje al correo electrónico a la dirección: arc@angelruizcediel.es