BLOG  /  Artículo   /  Narciso ante su reflejo

Narciso ante su reflejo Artículo

«La ley está pensada para el robagallinas.» Esta fue la afirmación del Presidente del Tribunal Supremo el 21 de octubre de 2014. Y es verdad. Los grandes delincuentes, en especial los políticos, son ajenos a las leyes.

Una mujer fue condenada a 2 años de cárcel por «usar» una tarjeta de crédito encontrada en la calle para adquirir artículos de primera necesidad para su bebé, aun cuando el propietario de la misma no presentó denuncia. Ingresó en prisión y cumplió la pena.

Pero a los políticos no les sucede nada aunque roben 680 millones a los desempleados y se lo gasten en puticlubs, drogas, copas y vaya usted a saber en qué otros fines espurios. Y no tienen que devolver ni un real. Ya vendrá el tío Sánchez con las rebajas para que ni siquiera tengan que pasar por la cárcel. Aunque toda la organización mafiosa, el cártel, era del PSOE, el PSOE constata que no le afecta, que aquello lo hicieron otros. De los suyos, claro.

Con lo de Cataluña viene a suceder algo parecido. Ayer, sin ir más lejos, se reunieron las comisiones de ERC y el PSOE para ver si encuentran la forma de que Sánchez gobierne, aunque sea con el diablo. Y parece que han encontrado alguna vía. De modo que habrá gobierno, seguro, entre el PSOE, la ultraizquierda de Podemos y los independentistas catalanes (entre otros independentistas). Lo curioso es que entre los negociadores de ERC estaba un tal Jové, que es quien fue acusado por la Guardia Civil de organizar la sublevación del 1-O y de mantener a Cataluña en pie de guerra contra catalanes no-independentistas y contra el resto de los españoles.

Para este viaje no eran necesarias alforjas.

Uno se pregunta, claro, qué cara se les habrá quedado a los policías y guardias civiles cuando se han enterado de esto. Es decir, que aquellos mismos que por saltarse la ley han perseguido e investigado, van a ser ahora sus jefes. Me imagino que se les habrá caído el alma a los pies. Y hasta es posible que de aquí en más, se digan «¿Para qué me voy a jugar el tipo por perseguir delincuentes, si después les convierten en mis jefes para que me rompan el culito?»

¿Con qué cara le van a decir ahora a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que se jueguen el tipo para que frenen o se enfrenten a los mismos con los que van a negociar después o ser sus mismos jefes?

Lo más absurdo y surrealista ha conquistado la sociedad.

Y al gobierno.

Y al país.

Porque una gran parte del país apoya lo que está sucediendo.

Pero no deberían.

Hay dos sentencias que quiero resaltar en este artículo, porque a pesar de lo antiguas que son, no han perdido vigencia y son de flagrante aplicación en el caso de la actualidad española.

La primera es de Thomas Jefferson, y dice así: «Cuando en un país los políticos tienen miedo a la población, hay democracia. Pero cuando en un país la población tiene miedo a sus políticos, hay dictadura.»

La segunda, es de Martin Niomöller, y dice así: «Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas guardé silencio porque yo no era comunista. Cuando vinieron a llevarse a los socialdemócratas, guardé silencio porque yo no era socialdemócrata. Cuando vinieron a llevarse a los sindicalistas, no protesté porque yo no era sindicalista. Cuando vinieron a buscar a los judíos, no protesté porque yo no era judío. Cuando vinieron a buscarme, no había nadie más que pudiera protestar.»

No es el caso ahora que corran riesgo los izquierdistas, sino justamente lo contrario, pero el aserto es completamente válido. De hecho, incluso ya se han aprobado mediante decreto-ley directivas que pueden coartar los derechos de expresión. A quienes les interese al Gobierno, claro.

La formación de un Gobierno socialista compartido con la extrema izquierda y los independentistas, es a todas luces el inicio de una terrible pesadilla que desvelará a todos los españoles.

El edificio común que nos construimos los españoles para pasar las páginas terribles de nuestra historia que vivieron nuestros mayores, y en el que hemos encontrado acomodo y entendimiento las generaciones que les siguieron, está siendo demolido por un narcisista megalomaníaco.

Lo que venga después, que vendrá, corre de su cuenta.

Narciso, por fin, se enfrentará a su reflejo, y como el personaje mitológico, es posible que muera de inanición sumido en la contemplación de su propia belleza.

Publica un comentario

PROTECCIÓN DE DATOS: De conformidad con lo dispuesto en las normativas vigentes en protección de datos personales, el Reglamento (UE) 2016/679 de 27 de abril de 2016 (GDPR) y la Ley Orgánica (ES) 15/1999 de 13 de diciembre (LOPD), le informamos que los datos personales y dirección de correo electrónico, recabados del propio interesado o de fuentes públicas, serán tratados bajo la responsabilidad de ÁNGEL RUIZ CEDIEL para el envío de comunicaciones sobre nuestros productos, y se conservarán mientras exista un interés mutuo para ello. Los datos no serán comunicados a terceros, salvo obligación legal. Le informamos que puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos y los de limitación y oposición a su tratamiento enviando un mensaje al correo electrónico a la dirección: arc@angelruizcediel.es