BLOG  /  Artículo   /  La reconfiguración de Europa

La reconfiguración de Europa Artículo

Decía Franklin D. Roosevelt, masón de grado 33, que «en política nada ocurre por casualidad. Cada vez que un acontecimiento surge, se puede estar seguro de que fue previsto para que sucediera de esa manera.»

Ni más ni menos.

Y tenemos datos seriamente constatados y contrastados:

Las Primaveras Árabes, por ejemplo.

Las Revoluciones de Colores, por ejemplo.

El desmembramiento de Yugoslavia, por ejemplo.

El hundimiento de la URSS, por ejemplo.

El retorno del Ayatolá Jomeini a Irán, por ejemplo.

Ninguno de estos trágicos y sangrientos sucesos tuvo lugar por casualidad, sino por causalidad. Estaban programados

Es tan largo de explicar como obvio de comprender. Les remito a algunas de mis obras. Además, los conspiradores dejan vestigios de sus logros que son fácilmente rastreables. Breadcrump (miguitas de pan).

Control.

NWO.

El egocentrismo del individuo y la propensión social impuesta a la estupidez ciegan el entendimiento. Pero es de una evidencia meridiana para cualquier mente despierta.

Lo de los independentismos en España es parte de ese juego.

Sánchez es un peón. O ni eso.

Cataluña, País Vasco, Galicia y Valencia serán los nuevos países que junto con Portugal reconformarán la península Ibérica.

Pero también sucederá en Gran Bretaña (Escocia, Irlanda del Norte, Gales…), en Francia (Occitania, Bretaña, Normandía, Euskadi Norte…), en Italia (Padonia, Sicilia, Napolitania…), en Alemania (Silesia, Bavaria, Bohemia…) y en todos los demás países de Europa, así grandes como pequeños.

No se salvará ninguno.

Tienen que convertirlos en pequeños, diminutos, débiles y enfrentados si quieren alcanzar sus objetivos.

¿Difícil? No. No tanto. Para hacer un trabajo en apariencia tan complejo basta con sembrar disensiones internas, promover naZionalismos y financiar a los violentos y a los alborotadores.

Lo demás viene solo.

Los propios países, en el sagrado nombre de la democracia, sufragarán a quienes pretenden destruirlos.

¿Y para qué? Para implantar una política global sin bloques.

Un solo Estado.

Un solo poder.

Una sola religión.

Un solo gobierno.

E pluribus unum.

Los cuatro unos.

Los países grandes son el obstáculo a destruir para doblegar la voluntad de los hombres. Es necesario tamizarlos y las naciones grandes, las potencias, no pueden serlo. Hay que reducirlos, hacerlos manejables, dependientes.

No puede haber una oposición fuerte. La fuerza debe recaer solo sobre quienes ostentarán el mando y el control del futuro. Los hombres no pueden ser dueños de nada.

Ni de su propiedad.

Ni de su destino.

Ni de sus ideas.

No deben tener fes, ideologías o bienes que los puedan facultar para resistir. Deben someterse.

Primero se les desnuda de todo.

Luego se les destruye.

Y por fin se les reconstruye conforme a sus intereses y credos. Entonces aceptarán por sí y de grado lo que se les ordene. Y lo defenderán con sus vidas.

Como los marines.

Máquinas a su servicio.

No miréis, pues, a quienes os señalan, sino al propietario del dedo.

Para comprender algo hay que distanciarse, ganar perspectiva. Tener visión de conjunto.

Sublimar es sintetizar.

Perderse en el detalle es ganar en ignorancia.

España, respecto de Europa, vuelve a ser el detonante. Siempre lo ha sido. Lo que ha sucedido en España se ha replicado después en Europa. Ahí está la Historia.

No es España la que se rompe: es Europa.

Una Europa fuerte y grande no cabe en el NWO.

Mirad a California.

Publica un comentario

PROTECCIÓN DE DATOS: De conformidad con lo dispuesto en las normativas vigentes en protección de datos personales, el Reglamento (UE) 2016/679 de 27 de abril de 2016 (GDPR) y la Ley Orgánica (ES) 15/1999 de 13 de diciembre (LOPD), le informamos que los datos personales y dirección de correo electrónico, recabados del propio interesado o de fuentes públicas, serán tratados bajo la responsabilidad de ÁNGEL RUIZ CEDIEL para el envío de comunicaciones sobre nuestros productos, y se conservarán mientras exista un interés mutuo para ello. Los datos no serán comunicados a terceros, salvo obligación legal. Le informamos que puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos y los de limitación y oposición a su tratamiento enviando un mensaje al correo electrónico a la dirección: arc@angelruizcediel.es