BLOG  /  Artículo   /  Distopía: gilipollas y gilipollos

Distopía: gilipollas y gilipollos Artículo

Una vida es una vida, y nunca sería trivial con el dolor, el sufrimiento o la muerte de nadie.

Pero seamos sinceros: habitamos una sociedad morbosa que se place en la distopía (antónimo de utopía, para los que lo ignoran), y que parece conformada por gilipollas y gilipollos.

En absurdas campañas mediáticas, se hacen ulular las alarmas que siembran el pánico en las sociedades, sin causa que lo justifique o motivo alguno.

Veamos algunos casos pandémicos:

  • 1976 — Sida: Presumiblemente artificial, hasta la fecha se han contagiado unos 75 millones de personas, de las que unos 32 millones murieron por esa causa. Nunca se cerraron ciudades ni se condenó al aislamiento domiciliario a los ciudadanos.
  • 1986 — Vacas locas: 143 víctimas humanas y más de 12 millones de reses sacrificadas mientras medio mundo moría de hambre.
  • 2003 — SARS: Infectó a unas 8000 personas y produjo 700 muertes. Pandemia mundial que promovieron los medios, sembrando alarmas inútiles y falsas.
  • 2005 — Gripe aviar H5H1: Pandemia mundial que causó unas 60 víctimas mortales (además de cobrarse la vida de unos 150 millones de pollos).
  • 2009 — Gripe A (H1N1): Las trompetas del apocalipsis, según los medios. Infectaron alrededor de 575000 personas, de las que 18000 en todo el mundo murieron. En España, en el famoso Tamiflu, Zapatero gastó 17000 millones de euros. Nunca se usó ni un inyectable.
  • 2019 — Coronavirus COVID-19: En progreso. No hay certeza de que sea artificial (creado específicamente en laboratorio) pero sí serios indicios de que lo sea. Ha causado hasta la fecha unas 6000 víctimas mortales y unas 200000 personas infectadas en todo el mundo. Se han cerrado ciudades, regiones e incluso países, se han decretado Estados de Alarma en otros y se ha confinado contra su voluntad a las poblaciones en sus casas. Los medios hacen su agosto.

La cuestión es: ¿hay datos objetivos que justifiquen todo esto?

Veamos qué sucede con otras causas de muerte que no producen alarma social:

  • Gripe común: Según la OMS, causa cada año entre 290000 y 650000 muertes en el mundo. En España, alrededor de 6500 víctimas mortales. Media población mundial se infecta cada año. Los medios no causan alarma, no se confina a la población e incluso a quienes no van a trabajar por estar enfermos, se les penaliza o se les despide.
  • Accidentes de tráfico: Entre 20 y 50 millones de accidentados al año y aproximadamente 1,3 millones de muertes. Ningún gobierno hace otra cosa que recomendaciones o llamados a la prudencia.
  • Tabaco: Cada año mueren alrededor de 8 millones de personas. Ningún gobierno lo prohíbe ni confina a la población en sus domicilios.
  • Enfermedades cardiovasculares: Unos 20 millones de muertes al año. Más allá de recomendaciones, ningún gobierno hace nada ni confina a las poblaciones, prohíbe cancerígenos como el tabaco o evita el estrés vital de sus gobernados.
  • Pobreza: Unos 640 millones de personas mueren al año por causas directamente relacionadas con la pobreza. Ningún gobierno hace nada por evitarlo ni invierte una parte siquiera de los miles de millones que gastan en falsas alarmas pandémicas.
  • Suicidio: Más de 1 millón de personas se suicidan al año. Ningún medio o gobierno lo menciona siquiera. En España se suicidan unas 4000 personas al año.

A la vista de estos datos, no de opiniones, ¿hay justificación para todo este circo mundial que se monta con las pandemias? La respuesta es un categórico NO.

En la mayoría de los casos de alta mortalidad de las enfermedades no pandémicas, como las mencionadas como muertes comunes, pueden evitarse o reducirse drásticamente, pero no interesa a los gobiernos porque detrás de ello están las multinacionales: tabaco, automóvil, etcétera. Por supuesto, además de la desidia, el desprecio o la ignorancia. Un dato: en España casi el 40% de la población vive en el umbral de la pobreza, y más de la mitad de los niños de algunas regiones españolas no se alimentan suficientemente o directamente pasan hambre. ¿Cómo, por el amor del cielo, puede un gobierno como el español decir que le interesan más y hacer más por las casi doscientas personas que han muerto de Cornavirus?

Estamos gobernados por gilipollas y gilipollos, y los medios de difusión, manipuladores y tramposos, también están dirigidos por gilipollas y gilipollos.

No existe justificación objetiva alguna para todo este circo de pánico social por pandemias que no existen.

«Donde muchos piensan igual ninguno piensa mucho», decía Lipperman.

Y tenía razón.

Lo peor no es ya que nuestros gobiernos y nuestros medios estén en manos de gilipollas y gilipollos, sino que los mismos ciudadanos también nos comportamos ya como gilipollas y gilipollos.

Y no hay vacuna contra eso.

Publica un comentario

PROTECCIÓN DE DATOS: De conformidad con lo dispuesto en las normativas vigentes en protección de datos personales, el Reglamento (UE) 2016/679 de 27 de abril de 2016 (GDPR) y la Ley Orgánica (ES) 15/1999 de 13 de diciembre (LOPD), le informamos que los datos personales y dirección de correo electrónico, recabados del propio interesado o de fuentes públicas, serán tratados bajo la responsabilidad de ÁNGEL RUIZ CEDIEL para el envío de comunicaciones sobre nuestros productos, y se conservarán mientras exista un interés mutuo para ello. Los datos no serán comunicados a terceros, salvo obligación legal. Le informamos que puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos y los de limitación y oposición a su tratamiento enviando un mensaje al correo electrónico a la dirección: arc@angelruizcediel.es