La conjura de los necios

© Ángel Ruiz Cediel - 29 de junio de 2022




Decía Groucho Marx que «si alguien habla como un estúpido, se comporta como un estúpido y parece un estúpido, no se confundan: es un estúpido».

Pero ¿qué diferencia a un estúpido de quien no lo es? Sin duda su inteligencia.

Una persona inteligente está claro que no es estúpida.

Y ¿qué es la inteligencia?

Según el DRAE, en sus dos primeras acepciones es: 1. la capacidad de entender o comprender; y 2. la capacidad de resolver problemas.

Con esto nos basta para concluir que, a tenor de sus actos y los resultados de estos, es obvio que Occidente no está dirigido por personajes inteligentes.

Puede ser, lector, que seas un profundo creyente de una de las tres religiones abrámicas, con lo que el primer punto (capacidad de entender o comprender) por sí mismo te resultará superficial: el drama humano fue escrito con tildes y comas antes de que incluso comenzaran los tiempos, de modo que no hay nada que suceda, por insignificante que esto sea, que no esté contenido ya en el drama divino que interpretamos. Dicho con otras palabras y usando el famoso aserto sumerio: «a los dioses les corresponde el qué y el cuándo, y a los hombres solo el cómo.»

Dios, al fin al cabo, es omnisciente y todopoderoso y no hay nada en su obra dejado al azar.

Otra cosa es que no entendamos el guion y, mucho menos, el propósito del mismo; pero sin duda lo tiene. Únicamente se trata de que la inteligencia divina es incognoscible para la mentalidad humana.

Él, Dios, conoce y sabe todo cuanto ha sucedido, sucede y sucederá, y sabe cómo vas a actuar ante cada situación que enfrentes porque conoce tus limitaciones (te las puso Él), tus capacidades (te las concede Él) y tus propensiones (conoce bien a fondo tu brillantez y/o tu estupidez).

Claro, te preguntarás que, en tal caso, ¿dónde queda la libertad individual? Y la respuesta es que por supuesto en el cómo enfrentas las situaciones que te presenta la vida.

Uno de mis personajes -en una novela que trata de acercarse a la mentalidad incognoscible divina a través de un escritor (lo mínimo) respecto del Gran Autor (lo máximo)- razona ante su maestro, diciéndole que Dios somete a los hombres a pruebas que no comprenden para que estos le demuestren si son de los suyos o no; y su maestro le replica que no, que eso ya lo sabe, que lo hace para que lo sepan ellos.

Sin embargo, si eres un creyente de poco calado o sencillamente no eres creyente, sin duda tendrás la falsa certeza de que tu destino te lo forjas tú mismo, que tus ideas son tuyas y que resuelves problemas gracias a tu preclara inteligencia personal.

Y no puedes estar más equivocado.

Fíjate en los versículos 3 a 6 de Ezequiel (590-570 a.C.): «Así ha dicho Yahvé, el Señor: He aquí, yo estoy contra ti, oh Gog, príncipe soberano de Mesec y Tubal, y te quebrantaré, y pondré garfios en tus quijadas, y te sacaré a ti y a todo tu ejército, caballos y jinetes, de todo en todo equipados, gran multitud con paveses y escudos, teniendo todos ellos espadas; Persia, Cus y Fut con ellos; todos ellos con escudo y yelmo; Gomer, y todas sus tropas; la casa de Togarma, de los confines del norte, y todas sus tropas; muchos pueblos contigo.»

Gog es el dirigente de Magog, actual Rusia. Mesec y Tubal eran hermanos nietos de Noé, a los cuales se les puede identificar con los asirios (actual Siria); Persia es el actual Irán; Cus y Fut pueden ser identificados en la actualidad con Libia y las naciones del África septentrional; Gomer, con Francia; y Togarma con la actual Turquía.

Los hechos actuales con la guerra de Ucrania concuerdan con plena exactitud con lo que se menciona en este versículo de 2500 años de antigüedad:

Rusia no deseaba la guerra, sino que ha sido obligada a ella o, dicho con otras palabras, "sacado de su tierra con garfios en las quijadas".

Siria es un aliado inalienable de Rusia, casi su hija o su colonia.

Persia, sin duda, en caso de guerra mayor, formará alianza con Rusia.

Las naciones del sur de África no pueden ser más antieuropeas y antinorteamericanas (quien siembra vientos cosecha tempestades, y tanto los unos como los otros se han pasado la Historia pisoteándolas), y en cuanto a Libia, que fue reducida a cenizas por la OTAN, ¡qué decir!, que cariño no la tienen.

Francia no es fiable, pues. aunque parezca que forma parte de la OTAN y que es una nación europea, vive un estado de práctica ingobernabilidad, tiene mayoría musulmana, ni siquiera se aplica la ley francesa en todo su territorio y, por último, ya hemos visto históricamente que pueden salir por donde no se la espera, como muy bien demostró en la II Guerra Mundial con el Gobierno de Vichy.

Y, por último, Turquía será lo que sea menos europea o pro-norteamericana y sí muy enemiga de ambos. No solo se la ningunea y está al borde de la guerra con Grecia (nación de la OTAN), sino que sus lazos con Rusia son demasiado fuertes como para pensar en un enfrentamiento bélico contra ellos. Llegada la hora, cambiará de bando y traicionará a Europa, seguro.

Como se puede ver, aquella profecía de Ezequiel de hace 2500 años se ajusta literalmente a los sucesos de hoy. De rabiosa actualidad, vaya. Parece una fotografía tomada hace 2500 años.

Como dice Salomón (se cree) en Eclesiastés 3:15, «Lo que ha sido, ya es; y lo que ha de ser, ya fue; y Dios restaura lo que ha pasado.»

Por si le quedaba alguna duda.

Como decía al principio del artículo, estamos gobernados por estúpidos.

Carecen por completo de inteligencia.

Y, como todos los estúpidos, consideran que son especialmente inteligentes.

Ni entienden ni comprenden, y mucho menos actúan con inteligencia.

EUA ha guerreado con todo el mundo produciendo enormes e impunes masacres, tanto con sus pueblos interiores como con las demás naciones de la Tierra: no le quedan amigos, sino aliados por obligación, chantaje o imposición militar. Colonias, en fin. Y todos ellos aplaudirán su caída porque se liberarán de su insoportable yugo, aún a pesar de su propia destrucción. Será como en aquel chiste en el que el genio cabrón le ofrece a quien le libera un deseo pero el doble de lo mismo a su vecino, y este le pide que le saque un ojo.

Quien a hierro mata a hierro debe morir, y los EUA solo han sembrado dolor, sufrimiento y sangre en todo el mundo, han arrasado naciones prósperas y han llevado el horror de la guerra a todos los confines. Justo es que el destino les pase factura por los daños ocasionados. Su necedad, sin embargo, les hace creer que ellos están a salvo de las calamidades y que los males solo ocurren allá lejos.

Europa no es más inocente. Toda la Historia contemporánea se la ha pasado sometiendo a otras naciones a sangre y fuego. De hecho, como muy bien explicitó recientemente el ministro de Exteriores hindú, «Europa cree que sus problemas son los del mundo, pero que los problemas del mundo no son sus problemas.»

Y en cuanto a la OTAN, en fin, que será lo que sea menos una organización defensiva. Todo lo contrario. Con sus acciones —como con la "Operación Gladio", denunciada por Andreotti y jamás investigada (como es natural)— no solo ha destruido naciones en toda la amplitud de la tierra en coalición con los EUA, sino que ha bombardeado a la misma Europa (Serbia), África (Libia) y Oriente Medio, además de que ha creado movimientos terroristas que usó en su momento para destruir a la izquierda en Europa, tales como ETA, las Brigadas Rojas, el Movimiento Corso de Liberación y las Baader Meinhoff (entre otros muchos), sembrando las calles de las ciudades de Europa de sangre y muerte con los atentados de estos grupos y sus bombas. Incluso ha impedido que las naciones que deseaban ser ellas mismas lo hicieran, ejecutando a sus presidentes. Tal es el caso del asesinato de Carrero Blanco, a quien el día anterior le exigió Henry Kissinger en una visita relámpago a Madrid que suspendiera la "Operación Islero", mediante la cual España iba a detonar su primera bomba nuclear en el Sahara, porque no consentían una España nuclear. España se negó y Carrero Blanco, al día siguiente, por la mano de ETA y la organización de la OTAN, fue elevado a los cielos, y España condenada a ser el mozo de cuadras de Europa.

Desde que los EUA existen, pero sobre todo desde el fin de la II Guerra Mundial y el establecimiento del Reino del Anticristo con la creación de todos los organismos satánicos que hoy dirigen el mundo (ONU, OTAN, OMS, Grupos Bilderberg y G, Trilateral, Club de Roma, etcétera), quienes están en la cumbre de la conspiración satánica que nos domina han hecho todo lo posible porque la naciones estén dirigidas por estúpidos, en parte gracias a la idiotización de la población merced a la literatura basura, el cine basura, los videojuegos, la televisión, la música basura y las modas, además, claro, del establecimiento de la democracia como fórmula impuesta de elección de gobiernos (ellos controlan las máquinas que cuentan los votos), en la que el voto de un estúpido vale lo mismo que el de un sabio.

Naturalmente, los estúpidos son mayoría absoluta y nunca elegirían a alguien que no sea como ellos.

Por si acaso, ya digo, estos siniestros poderes controlan las máquinas que cuentan los votos. En España, por ejemplo, la empresa que lo hace es ni más ni menos que propiedad de Soros. El mismo Soros que sufragó la revolución ucraniana que ha llevado a ese actor al poder para emprender, precisamente, este juego de guerra.

No son nada listos estos titiriteros del lado oscuro, sin embargo, dado que en la primera elección en España de Narciso (Pedro Sánchez), el número diputados obtenidos por cada partido era múltiplo de 3. Algo sencillamente imposible. Revise los datos y verá qué risa. Pues no solo no pasó nada, sino que ahí tiene a ese efebo en La Moncloa.

La única condición que es obligatoria para los “elegibles”, además de su plenipotenciaria estupidez, es su pertenencia a la masonería, preferiblemente en las ramas iluminadas.

Pero es que los demás líderes occidentales (o de la órbita de EUA, incluido el mismo EUA) no son más listos. Más allá de que Joe Biden salude a seres espirituales que nadie más ve o que le tengan que decir por escrito dónde y cómo debe ponerse, actuar o decir, Italia es presidida (o presidiada) por un señor al que nadie ha votado, Francia tiene por presidente a un dandy al que le gusta lucir palmito y ser muy obediente con la voz de su amo, Gran Bretaña es gobernada por un putero al que le va el trago más que a un pinguino el hielo quien se pasa sus propias leyes por el arco del triunfo, los países nórdicos tienen a unas señoras que creen vivir en Vanity Fair de la política y en España tenemos a «eso» que habita La Moncloa, mirándose al espejo mientras gobierna con filoterroristas y otra tropa que desea destruir España (y lo están consiguiendo).

Pero mejor que lo que pueda decir cualquiera hablan de ellos sus propios actos:

Quieren destruir a Rusia sacrificando a un pueblo (el ucraniano) de la mano de un pésimo actor elevado a presidente por el golpe de Estado de Soros.

Quieren destruir a Rusia con sanciones que hunden a los suyos y hacen rica a Rusia.

Y ni tan siquiera entre los 37 aliados de la OTAN (prácticamente todo el mundo poderoso) pueden hacer mella en los rusos.

Más vale que no estalle finalmente la III Guerra Mundial que parecen buscar tan afanosamente, porque con líderes como estos para qué queremos enemigos.

«¡Cuidado que vienen los nuestros!», decían los de la extinta UCD.

Lo mismo podemos decir ahora.

Aunque, eso sí, han batido el récor del ridículo prohibiendo simposios de autores rusos, conciertos de maestros rusos y hasta vetando la ensaladilla rusa que ahora se llamará ucraniana, como el cuadro de Degas que se llamaba «bailarinas rusas» y ahora se llama «bailarinas ucranianas». Incluso en la cumbre del G7 Boris Johnson propuso a sus colegas hacerse una foto con el torso desnudo para competir con las de Putin.

La estupidez de nuestros líderes no solo no tiene límites (como el infinito), sino que ni siquiera sienten rubor de sus propias payasadas.

Dicho con otras palabras: ni entienden ni resuelven problemas, sino que los crean. El aserto de Groucho, a la vista está, no puede ser más palpablemente confirmado como veraz.

En fin, ¡qué miedito!

Sin embargo, como digo, el guion está escrito hace milenios y todo cuanto va a suceder es necesario que suceda. Tal vez por eso diseñó Yahvé que estos tipejos estén donde están a esta hora crítica de la Historia. A todos nos dice con ello: «Si creéis que los habéis elegido por sufragio universal, ved que muy listos no sois; pero si creéis que os los han impuesto con trampa, muy inteligentes o valientes, tampoco.»

El final de lo que queda por venir, escrito está en el capítulo 38 de Ezequiel.

Quien tenga ojos para ver que vea y quien entendimiento para entender, que entienda.

Nuestros líderes están disculpados de tan ardua tarea.

Que ni lo intenten siquiera: sería inútil.

Comparte el artículo en tu Red Social

Solo tienes que pulsar sobre el botón

         

Envía tu comentario

©  Reservados todos los derechos. 
, Aviso legal, Términos de Venta, Política de Privacidad y Protección de Datos, Política de Cookies